ATMOS, la última frontera

 

INTRODUCCIÓN

Cuando uno compra un televisor, suele olvidarse del otro 50% que acompaña a cualquier película, que es el sonido. Muchas personas cometen el error de gastarse todos los cuartos en un televisor de gama alta y escuchan las películas con los altavoces del televisor, o como máximo una barra de sonido.

Los que se aventuran a acompañar una imagen potente con un sonido potente tienen en suma el complemento perfecto, un «cine en casa» en toda regla.

Yo siempre he aconsejado, en la medida de lo posible, ir a un sistema dedicado de sonido, conformado con un Receptor AV (un «ampli», para entendernos) y un sistema de altavoces 5.1 como mínimo.

La idea de este artículo no es la de darte marcas o conjuntos concretos, pues el abanico es tan grande que sería inabarcable. Pero sí tratar de aconsejar en la medida de lo posible un «setup» lo más correcto posible, gracias sobre todo al conocimiento volcado en Internet por tantas personas, y mi propia experiencia personal.

Tampoco pretende ser una guía concienzuda ni sesuda, sino dar una serie de consejos que ayuden a encontrar el mejor sonido.

Además, como reza el título del artículo, el destino final es el de montar un sistema con ATMOS y ver sus posibilidades y lo que aporta a nuestra sala de cine privada 🙂

¿Empezamos?. Pues antes de nada…

Grupo de TELEGRAM sobre Home Cinema

Aunque toda la información aquí vertida pueda serte útil, a veces hay dudas que no se puede cubrir, así que si te unes al Grupo de Telegram sobre Home Cinema, encontrarás a más gente donde compartir y ayudar a tener el mejor Home Cinema para tu televisor:

https://t.me/hifiyhomecinema

Y ahora sí, vamos al lío:

AVR Y CAJAS

Pues el principio pasa por la elección de nuestro Receptor AV (AVR en el «argot») y los altavoces (Cajas).

Como he escrito en la introducción, dar nombres y modelos exactos es complicado, pero sí una serie de consejos.

  1. Dedica como mínimo 1000-1500€ a la adquisición tanto de cajas como AVR. Si puedes más, pues más. Lo agradecerás más adelante.
  2. No racanees con los altavoces. Piensa que por lo general te acompañarán muchos años, hay gente con altavoces de hace 30 años y siguen sonando perfectamente. Considera MUCHO comprar altavoces de altura. ¿No quieres o no puedes en ese momento?. Genial, pasa al siguiente punto.
  3. En el caso del ampli, intenta que esté a la última. Lo más importante de todo es que soporte ATMOS. Aunque la gran mayoría de AVRs lo soportan, aún hay modelos que no lo soportan porque son muy sencillos. Soporte de HDR, 4K, etc, también es valorable, pues si vas a conectar un reproductor o una consola de nueva generación, desearás que se vea lo mejor posible.
  4. Si compras un AVR de formato «Slim» (más bajos, que caben en espacios estrechos), ten en cuenta que no suelen soportar más de 2 altavoces de altura. Si más adelante quieres ir a un sistema 5.1.4, tendrás limitaciones.
  5. eARC. Acuérdate de esta palabra. Creeme, la oirás mucho y la demandarás. eARC es el canal de retorno de audio desde el televisor al ampli, y soporta tanto ATMOS sin comprimir, como audios en HD, así como PCM multicanal (señal pura sin compresión alguna). El ampli que elijas debería soportarlo.
  6. ¡No te vuelvas loco con los cables!. No vayas a cables ultracaros libres de oxigeno y cosas así. Cable normal rojo/negro de sección 1.5mm y ya vas bien.
  7. ¡BANANAS!. Y no precisamente de las de comer. Este tipo de conector te facilitará muchísimo todo, pues los cables los enganchas a ellas y éstas las introduces en los agujeros de entrada tanto de altavoces como AVR.
  8. EVITA comprar altavoces demasiado pequeños. Aunque tengas un subwoofer que suple las frecuencias graves, hay frecuencias intermedias que se pueden ver resentidas. La clave aquí es tener «cuerpo». No pienses en el volumen, sino en la presión sonora, aún con volúmenes comedidos, agradecerás que sea contundente pero sin molestar a los vecinos.
  9. AUDYSSEY. Recuerda esta palabra también. Es parte de la «magia». Busca un ampli que soporte la calibración de sonido con Audyssey. El más avanzado se llama «audyssey multeq xt32», pero eso significa que el precio del AVR también será caro. Tenlo en cuenta.
  10. Pasa a la siguiente parte, anda, que esta no es la típica lista de «10 cosas que…» 😀

 

ENTORNO

El sitio donde escuchemos tiene una gran importancia y un impacto tanto positivo como negativo. Es algo que normalmente no se tiene en cuenta y que puede ocasionar que tengamos un sistema de audio de altos vuelos, pero que suene fatal.

No es precisamente la mejor sala Home Cinema…

Al final, ni el mejor sistema de ajuste automático puede hacer milagros si tienes una cristalera que tintinea, una reverb maldita que origina ecos, o unos graves aterradores imposibles de doblegar.

Si tenemos una sala dedicada, es obvio que tendremos las mejores condiciones, pero habitualmente muchos sistemas de audio «cine en casa» se montan en el salón. Y ahí por mucha WAT comprensiva, no es fácil panelar el salón con foam, poner moqueta, etc…

¡Quién no quisiera tener algo así en su casa!

Aún así, y antes de todo, lo ideal es intentar adecuar un poco el entorno. Aquí tienes unos consejos que te podrían ser útiles:

  1. Cuidado con los elementos de cristal, como copas, cristaleras, etc...los subgraves son especialmente dados a interactuar con ellas, así como algunos agudos. Si las copas tintinean, ese será el menor de tus problemas si vives en un bloque de pisos, creeme 😀
  2. Unas cortinas harán que el rebote del sonido sea mucho más caótico, eliminando reverbs y ecos.
  3. Asimismo, una alfombra en el suelo hará el mismo efecto
  4. Cojines, éstos también ayudan a disipar el sonido, y en invierno dan calorcito 😀
  5. La pared detrás tuya, si tiene un cuadro grande, ayudará a matizar el sonido también. Puedes incluso poner paneles de foam que además absorban el sonido y sean decorativos.
  6. Por supuesto, lo mejor es comprar PANELES ACÚSTICOS que ayuden a amortiguar el sonido y a absorberlo o que el rebote sea más difuso. Actualmente los hay hasta decorativos,

En general, como ves, se trata de eliminar «aristas» y que el sonido no rebote tanto de forma directa. De esa forma se absorbe por los elementos «porosos» y el resultado es un sonido mucho más contenido y sin molestos reverbs.

Además de esto, tienes que pensar bien en la colocación de los altavoces. A veces los muebles no nos permiten mucho juego, pero en general:

  1. Los frontales delanteros (L y R) intenta separarlos lo máximo posible. Esto le dará una espacialidad genial al sonido.
  2. El central debería estar bien debajo del televisor o encima. Nunca detrás (mata por completo el sonido). Alineado en vertical con él. Siempre.
  3. El subwoofer lo puedes poner «en cuaquier lado», pero hay una posición en la que da los mejores graves. Y normalmente es en un sitio donde claramente no podrías ponerlo. No hay demasiados problemas salvo que genere unos graves demasiado descontrolados, aturullados y que emborrone todo el sonido en general. Se trata de tener cuerpo y presencia, no graves desbocados a toda mecha.
  4. En relación con el Subwoofer, cuando tenemos vibraciones indeseadas una solucion barata y que funciona de perlas es ponerle unas patitas de goma (si no viene ya con ellas incorporadas).
  5. Los altavoces «surround» (los traseros que en realidad son LATERALES), lo ideal es ponerlos mirando entre sí, es decir, orientados hacia ti, a la altura de la posición de escucha sentado. Así, ese sonido irá directamente a tus oídos.
  6. Si optas por ATMOS, los altavoces de altura deberían estar colocados en el techo o en una altura cercana a él, orientados hacia abajo o en 45º.

Piensa que estos consejos son generalistas, a la hora de la verdad cada sala y salón es un mundo. Lo ideal es planificar una sala dedicada, ¡pero no siempre es posible, claro!

 

EL AJUSTE DE SONIDO

¡Llega el gran momento!. Tenemos instalados nuestros altavoces, conectados al AVR y es la hora de CALIBARLO y AJUSTARLO

¿COMO, QUE?. Sí, claro. Al igual que los televisores se deben ajustar para que den lo mejor de sí, con el audio pasa algo parecido. Solo que en este caso, y habitualmente, ¡es automático!

El compañero inseparable de un AVR es su micro de configuración

La gran mayoría de AVR del mercado tienen un sistema automático de calibración de sonido, basado en un micro que suele venir en la caja y un Software de ajuste interno que en base a la recepción del sonido de ese micro, permite realizar una serie de ajustes para optimizarlo en función de la sala.

Este sistema tiene un nombre diferente en función de la marca, repasando los más conocidos:

  1. AccuEQ, usado por ONKYO
  2. Audyssey, usado por Marantz y Denon
  3. MCACC, usado por Pioneer
  4. YPAO, usado por Yamaha
  5. DCAC, usado por Sony

Existen más, pero esencialmente estos son los más conocidos.

Todos ellos se basan básicamente en un «análisis» del sonido emitido por los altavoces, y una posterior corrección. Para ello, se realizando varias mediciones con el micro y en diferentes posiciones.

Por resumir, el sistema primero emite una serie de sonidos para determinar las distancias, y así el «delay» o retraso que tendrá cada altavoz (que puede ser de varios milisegundos), para sincronizarlos perfectamente.

Después, emite otros sonidos para ajustar la presión sonora en función del punto de escucha.

También, en este proceso puede determinar el tipo de altavoz que usas, el punto de cruce (crossover) para el paso de frecuencias bajas al Subwoofer, etc…

El resultado es una curva de ajuste de frecuencia (EQ) que responde a la sonoridad de esa sala, y normalmente suele acertar, aunque a veces se puede «tunear» un poco.

Una típica curva de sonido antes y después de la corrección de Audyssey

Pero hay quizás algunas cosas a tener en cuenta, que habitualmente suelen suponer un error de novato, por la inexperiencia.

Pero vamos a ir paso a paso.

 

PRIMERA CALIBRACIÓN

El primer ajuste de todos es el que determinará el punto de partida, y como digo, se basa en esta primera calibración automática con el micro. Normalmente todos los AVR tienen un OSD en pantalla desde donde iniciarla.

En prácticamente todos los AVR hay una «configuración inicial» en la que el sistema determina los altavoces instalados o bien se le indica el sistema usado.

Es posible que en este momento pregunte si existe un subwoofer, o si los altavoces L y R son de «rango completo». O puede que lo dictamine después, al realizar la calibración automática. También puede preguntar si los altavoces de altura (si los detecta) son los que se ponen en medio (atrás) o delanteros (front). También es posible que pregunte si son desviados (upfiring), es decir, emiten el sonido hacia el techo para que rebote en él y nos llegue como si estuviesen ahí (no es del todo así pero da esa sensación).

Cada sistema en este punto es diferente, pero tenemos que tener en cuenta todas estas posibles variables y debemos identificar correctamente el tipo de altavoces que tenemos.

La medición requerirá poner el micro en hasta 9 posiciones diferentes, en función del sistema, o bien solo una, se aplicará la correción de sala y quedará «listo para revista» con una serie de opciones que permiten alterar ciertos parámetros.

Estas opciones estarán disponibles una vez haya finalizado el ajuste. Puede darse el caso de que no estén todas, pero generalmente será así. Profundizar en ello es harto complejo y aquí deberías leer ese manual que nunca nadie lee, o consultar en foros específicos. Como he comentado al principio, este artículo busca dar consejos genéricos, aunque se den consejos personalizados sobre algún sistema concreto, sobre todo Audyssey que es el más popular.

REVISIÓN DE AJUSTES

Aquí es donde viene un poco todo el meollo. En función del sistema usado, tendrás a tu disposición el resultado de la calibración con una «propuesta» la cual se puede ir afinando.

Vamos a hacer un repaso de las opciones y posibilidades que te puedes encontrar.

Uno de los primeros errores que puede cometer el sistema de medición es poner como «rango completo» a altavoces que no lo son.

Un altavoz de «rango completo» cubre frecuencias que incluyen la del propio Subwoofer, es decir, son altavoces muy competentes, normalmente grandes y de formato «torre». Sucede que muchas veces los altavoces de estantería pueden bajar a los 50Hz o más, lo cual otorga unos graves de base bastante decentes, pero la presión sonora a esos Hz es posible que no sea buena.

Así, salvo que SEPAS DE VERDAD que tus altavoces son de «rango completo», aúnque el AVR se empeñe en ponerlos así, es mejor configurarlos como de rango normal («pequeños»), ya que si lo hacemos así, se corre el riesgo de sumar frecuencias graves formando una «bola» de sonidos graves que sea contraproducente.

Configuración de altavoces en Audyssey

Puede darse el caso de que se pueda modificar el punto de «corte» de frecuencias que se irán al Subwoofer. Por lo general, la medición del micro suele definir este punto de corte bastante acertadamente. La regla general es NO bajar de ese punto de corte, en todo caso subir si hay una «bola de graves» que hace que el sonido sea demasiado embarullado.

Punto de corte en Hz para LFE en YPAO (Yamaha)

Las distancias normalmente serán las correctas. Esto hace que se aplique un desfase a cada altavoz para que el sonido quede totalmente sincronizado.

Distancias medidas por YPAO en un sistema ATMOS

Respecto a los niveles, suelen quedar bien de primeras, PERO no estaría de más comprobar que es así. Para ello, puedes seguir estas instrucciones:

  1. Descarga en tu móvil alguna aplicación de SONOMETRO
  2. Busca en el AVR la pantalla donde poder ajustar los volúmenes de cada altavoz usando el sonido ROSA.
  3. Reproduce el sonido en el primer altavoz, sube el volumen hasta que mida unos 60 o 70dbs (lo ideal es 84dbs pero eso es MUY ALTO, advierto)
  4. Ve midiendo cada altavoz y verificando que todos marcan esa presión sonora. Si alguno se pasa o no llega, puedes ajustarlo con los controles del AVR, aunque generalmente estarán igualados
  5. Es PROBABLE que el volumen del subwoofer mida menos, es normal pues el sonido rosa no sale con toda su presión sonora en ese tipo de altavoces. No te preocupes

Con estos sencillos pasos, comprobarías que el ajuste de niveles del AVR ha sido correcto, y en caso contrario, ajustarlo un poco mejor.

Pero además de eso, hay otras opciones a tener en cuenta que inciden en el modo que escuchamos y el volumen al que reproducimos los contenidos.

En el caso de Audyssey, hay una pantalla donde hay una serie de ajustes, sobre la que hay que prestar cierta atención:

En el caso de MultEQ, Reference es posiblemente la opción más correcta en la mayoría de casos, pues está optimizada para películas, mientras que Flat está orientada a Música.

Dynamic EQ es otra opción interesante. Por lo general el consejo es dejarla activada. Lo que hace básicamente es variar la curva de EQ en función del volúmen de escucha para potenciar los graves a bajo volumen para escuchas nocturnas sin molestar pero sin perder tanto en esas frecuencias.

Debajo de esa opción está un ajuste sobre ese nivel de referencia, por defecto 0db, que está orientado a películas y lo más correcto es dejarlo así, el resto de opciones (5-10-15db) están orientados a diferentes estilos de música.

Por último, tenemos la opción Dynamic Volume que personalmente aconsejo poner en DESACTIVADO.

Existen muchas cuestiones técnicas relativas a todo este asunto, así que si quieres profundizar más, aquí tienes un enlace donde poder tener una visión más completa, en Inglés:

https://audyssey.zendesk.com/hc/en-us/sections/202387323-Audyssey-101

ATMOS

Y llegamos por fin a nuestra meta, que es a día de hoy lo que se intenta que sea Standard en un futuro cada vez más cercano.

Atmos es un tipo de sonido diferente al resto. Mientras que en una mezcla 5.1 o 7.1 cada canal es una pista

En ATMOS, es un espacio TRIDIMENSIONAL

ATMOS permite hasta 128 canales de sonido repartidos en un espacio sonoro de hasta 64 altavoces diferentes. Pero la forma en que lo hace, es donde se marca la diferencia frente a un sistena rígido de asociación de pistas a canales, ya que en este caso se puede partir de un mínimo 5.1.2 hasta los 64 altavoces (sobre todo en salas de cine comercial)

¿Qué significa esto?. Pues que el sistema es muy flexible y escalable. Atmos es un sistema de sonido basado en objetos, aunque tiene una «base» de pistas 7.1, muchos de los sonidos se reproducen en un sistema similar al de los videojuegos, rodeandonos y posicionandose en TIEMPO REAL.

Cuando tomamos ese paso de saltar de un 5.1 a ATMOS, en realidad estamos saltando de un modo de sonido eminentemente cilíndrico en 2D, a una ESFERA SONORA TRIDIMENSIONAL.

Esto solo es posible percibirlo en vivo, y es importante hacerlo así porque es la forma en la que os convenceréis de dar el salto.

Actualmente, existen tres formas de obtener ese sonido ATMOS.

La primera de ellas es a través de televisores o barras de sonido que dicen ser ATMOS. Esto es más una argucia de Marketing que algo verdaderamente real. Sí, decodifican la pista, y sí, la reproducen, pero NO, no vas a tener sonidos rodeándote por todos lados y mucho menos por detrás o por arriba.

La segunda de ellas es usando un AVR y altavoces llamados «upfiring«. Estos altavoces envían el sonido hacia el techo, haciendolo rebotar para simular que provienen de esa posición.  Esta solución está bien cuando no quieres poner altavoces de techo por H o por B, pero tienes que tener en cuenta que seguirá faltándote algo de espacialidad. Es una solución de compromiso y personalmente desaconsejo si tienes techos altos o no puedes hacer rebotar bien el sonido. Curiosamente los AVR distinguen entre ATMOS de techo y «upfiring», así que el tratamiento es diferente en función del que elijas.

La tercera de ellas es obviamente la mejor, colocar altavoces en los techos, bien empotrados (estéticamente menos visibles), bien colgados mirando hacia abajo o en un ángulo de 45º , o en una pared a 45º igualmente

¿Cuantos hay que poner?. Bueno, los sistemas de cine en casa no son como los cines, pero la percepción sonora va a ser muy similar. Como mínimo hay que colocar DOS (5.1.2) y con preferencia posicionados encima de la posición de escucha.

Lo IDEAL es un sistema de cuatro altavoces (5.1.4), ya que la burbuja sonora será más completa y escucharemos mucho más sonido proviniente «desde arriba» en los momentos en los que sea necesario, aparte de dar mucha más espacialidad a la mezcla.

Lo obvio es que cuantos más altavoces pongamos, más precisa será la direccionalidad del sonido ATMOS. Ahí el límite es de cada uno 🙂

Hay que tener en cuenta que los AVR más completos suelen soportar 5.1.4 ellos mismos, pero necesitarán una etapa de potencia externa si dan soporte a más canales, como pueda ser una configuración 7.2.4 o superior.

Por último, y esta es la cuestión que normalmente de primeras suele echar atrás a la gente hacia instalar estos sistemas, es…¿Y LOS CONTENIDOS?. Porque claro, si resulta que uno va a hacer una inversión para «cuatro» cosas en ATMOS, menuda gracia.

Y aquí es donde entran en acción LOS UPMIXERS

UPMIXERS (Dolby Surround y Neural:X)

Los Upmixers no son algo nuevo. Durante bastantes años seguro que has escuchado el famoso «Dolby Prologic» que luego mutó a «Dolby Prologic II«. Estos precursores del actual podían recrear una señal 5.1 procedente de un Stereo (Dolby Prologic II). Pero no podían ir más allá, y los resultados eran…discretos.

Sin embargo, con la aparición de DOLBY ATMOS y DTS NEURAL:X y los sonidos por objetos, los canales se multiplicaron y se podían ofrecer soluciones mucho más envolventes. Eso hizo que los viejos algoritmos fuesen sustituidos por unos nuevos, mucho más eficientes, y cuyos resultados son realmente impresionantes.

Así, Dolby Prologic II mutó a «Dolby Surround» a secas, y NEO6 mutó a «Neural:X». Hoy día, la mayoría de amplis modernos han sustituido esos viejos algoritmos por los nuevos.

 Y aquí es donde esos altavoces de altura que inicialmente solo valdrían para ATMOS, entran en juego. El sistema de upmix es tan bueno y eficiente que casi emula un ATMOS real, posicionando sonidos que realmente deberían sonar en su espacio sonoro.

Además, recrea una «burbuja sonora» que es dificil de explicar con palabras. Hay que escucharla. Se obtiene una CLARA DIFERENCIA al usar simplemente dos canales de altura.

La mayoría de AVRs tienen menús muy similares, así que a la hora de configurar el sonido (DSP) no es muy dificil de encontrar el modo Dolby Surround o Neural:X

Además, estos upmixer lo que hacen es redirigir el sonido de entrada al de salida. Es decir, puedes tener una pista de entrada DTS, pero como salida Dolby Surround, porque prefieras mejor éste.

Obviamente, cuando la entrada es ATMOS, el sistema queda deshabilitado y el sonido ATMOS es quien manda.

Sobre si uno es mejor que otro, pues va en gustos. Por lo general Neural:X suele ser más contundente, lo que no significa mejor. Según la disposición de tus altavoces y el sitio de escucha, puede que te venga mejor o peor.

En cualquier caso SI o SI deberías usar uno de los dos siempre, ya que incluso a las señales Stereo las convierte en multicanal con sonidos por todos lados, ¡una pasada!

DEMOS

¿Qué sería una guía sin un ejemplo demostrativo?. He subido a Google Drive una cantidad razonable de DEMOS en Dolby Atmos y Neural:X para que probéis en vuestros sistemas de audio. Tener en cuenta que dependiendo de lo que uséis para reproducir, puede que no obtengáis sonido o no el correcto. En cualquier caso, aquí las tenéis, haciendo CLICK en el siguiente enlace:

DESCARGAR DEMOS ATMOS Y NEURAL X

¿Qué encontraréis en estas demos?. Aquí un pantallazo:

Las carpetas «Disco 2014 y 2016» son varias demos escogidas de esos años.

La carpeta «Dolby Atmos Test Tones» te ayudarán a identificar cada canal en sistemas Atmos de diferentes canales, en ausencia de un generador de ruido rosa del AVR.

La carpeta «DTS X Demos» traen unas cuantas demos en sonido Neural:X

Por último un MP4 en 5.1 para que probéis la solvencia del UPMIXER, que si tenéis altavoces de altura se podrán escuchar sonidos envolventes por todos lados.

FIN

Durante este artículo-guía hemos repasado las diferentes opciones que tienes a la hora de disfrutar del sonido. Hay innumerables opciones y posibilidades y no se pretende en ningún caso enumerarlas todas, pero sí que entiendas que el sonido es parte de la imagen y que si cuidamos un aspecto, debemos cuidar el otro.

A veces no se es posible, pero aunque sea un esfuerzo y si hay posibilidades, en serio que deberíais plantearoslo. Lo agradeceréis enormemente.

Si después de leer este artículo te ha picado el gusanillo, te recomiendo que te unas al grupo de Telegram sobre Home Cinema, donde encontrarás a más gente dispuesta a ayudarte a configurar y encontrar el mejor sistema AV para tus necesidades:

https://t.me/hifiyhomecinema

 

 

 

(Visited 682 times, 1 visits today)