Proyección 4K con Sony F65

El día 14 de Junio tuvimos la oportunidad de ver una proyección de cortos realizados con la cámara de Cine Digital Sony «CineAlta» F65. Esta cámara de 8K de resolución nativa (4K real) y con unas especificaciones técnicas increibles fué presentada en la Sala Berlanga (Madrid) junto con una proyección en 4K nativa, en la que se pudo ver el poderío de la misma. Este es un resumen de nuestra visita así como nuestras consideraciones sobre la experiencia…

Primer Contacto

El primer contacto con la Sony F65 fué nada más registrarnos al evento, a la entrada de la Sala Berlanga. En el Hall del cine tenían dos F65 (cedidas por «Ovide» y «VM Broadcast») equipadas con todos los accesorios habituales. La primera impresión es que la cámara en sí es «grandecita». Entrecomillo «grandecita» pues frente a sus competidoras naturales (Alexa y Epic, mayormente) es más grande. Sobre todo más ancha, pero descubrimos que esto es así debido a que se usa un OBTURADOR MECÁNICO (como tienen las cámaras de cine de negativo de 35mm). La elección de dicho obturador se desveló posteriormente en la charla realizada por Philippe Ros…

En el Hall coincidimos con varios conocidos de la industria (son unos cuantos así que por temor a olvidarme nombres, prefiero no ponerlos, un saludo a todos), y estuvimos hablando sobre la apuesta de Sony en el más alto segmento del cine digital. Pudimos ver y tocar de cerca las cámaras, pudiendo observar las numerosas salidas, opciones, etc de que dispone. A priori no parece una cámara «complicada» de manejar (a nivel operativamente técnico).

Una de las primeras dudas era en cuanto al tema de un «rig 3d». Está claro que con el ancho de la misma, dificulta el hecho de ponerlas de forma paralela, así que un Rig de espejo será necesario en caso de querer realizar 3D con ellas.

La siguiente foto está tomada por la gente de «Panorama Audiovisual«, que ha dado la casualidad que salímos tanto Nacho Benitez como un servidor (de espaldas):

Después de un rato de charla, pudimos acceder a la sala. Una vez allí, nos presentaron tanto a Philippe Ros como a Richard Lewis, los cuales pudieron comentar técnicamente aspectos de la misma. Así, nos contaron que la cámara usa un sensor de 8K con lo que luego se produce una imagen 4K en los tres componentes (según ellos, a diferencia de la competencia), ofreciendo una verdadera resolución 4K.

Dispone de dos modos de grabación en 4K (sin compresión y con una ligera compresión) y tres modos 2K (con diferentes compresiones). Con una latitud de 14 Stops y el sistema S-Log2 en RAW se obtiene un «negativo digital» cuya riqueza cromática está fuera de toda duda, pudiendo elegir en postpro el revelado que más nos guste. Todos estos datos requieren de un caudal y de un sistema de almacenamiento realmente potente, y así es. El uso de tarjetas de memoria de hasta 1TB a velocidades realmente altas (a 24FPS en RAW 4K el caudal es de 1.8 GIGABITS/SEC) hace que tengamos que usar varias de ellas diariamente.

La cámara es capaz además de grabar hasta 120FPS en 4K, lo cual denota la potencia de la cámara. En cuanto al obturador mecánico, se ha optado por implementarlo junto al electrónico (se pueden usar ambos, pues debajo de los 8FPS no puede actuar el obturador mecánico), para eliminar el Rolling Shutter típico de los sensores CMOS. De esta forma no tendremos que arreglar el defecto en postpro, reteniendo por lo tanto la máxima calidad.

Después de esta «lluvia de datos», se dió paso a la proyección. En la sala elegimos ponernos en la segunda fila, para poder estar lo más cerca posible de la pantalla y apreciar la resolución 4K lo mejor posible.

La proyección en 4K

El Show comenzó con una proyección con la alegoría sobre el «pasado» y el «presente» del cine, usandose dos coches de lujo para cada uno y un niño (el usuario), que debía decantarse sobre cual coche (formato) le gustaba más. Curioso el empiece de la misma con un recorte 4:3 que nos asustó, pensando en que el «aspect ratio» estaba mal puesto, pero que luego se comprobó que no era así, pasando a «Scope» para luego llenar la pantalla en «Flat» (la Sala Berlanga tiene pantalla 1:85:1).

Durante el cortometraje se sucedían paisajes increibles, por donde los dos coches ofrecían su poderío y su glamour, para así justificar unas imágenes muy bellas llenas de colorido y detalle.

¿Todavía preguntais qué coche eligió el niño? 😉

Después de esta primera proyección, en la que claramente se apreciaba la nitidez extra de los 4K (sobre todo en contornos y detalles finos), nos explicaron detalles técnicos sobre la misma. Por ejemplo el tema de la operatividad, debido a que el tiempo era bastante malo tenían que ir deprisa y al parecer la F65 en ese aspecto permite ser «rápido» rodando. Un detalle interesante es que Philippe Ros usó en todo momento la medición del fotómetro en contra del uso de monitor de forma de onda o similares ayudas, debido a las características de grabación de la F65, pues según Philippe, solo el fotómetro le daba la seguridad de la luz que incidía en cada momento.

Después de la explicación técnica, se realizó la proyección de dos cortometrajes más (o más bien «demos»), una japonesa y otra americana.

En la japonesa sobre todo se ponía énfasis en el hecho de poner cosas en movimiento rápido lateral, para demostrar el hecho de que el obturador mecánico hace bien su trabajo. Efectivamente, verticales rectas como un palo. Una imagen naturalista con mucho detalle y algunas imágenes realmente impactantes por su «cristalinidad» (palabro inventado).

En el caso del corto americano, el look era radicalmente diferente, con las vibrantes e intensas luces de neón de los casinos de Las Vegas, y esos desiertos increibles con esos tonos rojizos. De nuevo una nitidez increible, sobre todo en los bordes de los «objetos». Observé un par de Timelapses, no se si producidos por aceleración de imagen o porque la cámara es capaz de realizarlos…Un detalle interesante es de un plano donde la protagonista, que viaja en un coche cromado a más no poder, sale del coche y en el espejo retrovisor (en la parte trasera), se ve reflejado el equipo que está grabando las imágenes. No se si lo hicieron adrede o se les «coló» el error (en los créditos aparecía gente de postpro y 3D), pero quedó simpático.

Una vez terminado este segundo bloque, de nuevo explicaron más datos sobre la F65 (resumidos arriba), y dieron paso a un último corto…doble. En este caso se trataba de un corto de una duración pequeña (dos minutos y medio), pero ofreciendo dos versiones. Una natural, y otra más creativa. Digamos que para demostrar las posibilidades de retoque de un RAW tan excelente como es capaz de ofrecer la F65.

Así, se dió paso al último bloque. Aquí sobre todo se incidía en el alto nivel de detalle obtenido con la resolución 4K (el escenario era un bosque con un campo de hierba alta y florecillas) y el «bokeh» producido por las diferentes ópticas usadas. La versión «creativa» usaba tonos más ocres y un mayor contraste (negros más pegados), aunque no daba una sensación «radical», sino más bien un cambio de tono de color (o al menos yo no supe encontrar otra diferencia).

Tras la proyección de este tercer bloque terminó el «show» y tocó el turno de preguntas.

Así, se preguntaron los precios de la cámara y tarjetas de memoria. En el caso de la cámara, el paquete base (sin ópticas, con tarjeta de 256GB), es de 70.000€, cuyo precio está en consonancia frente a la competencia natural del segmento al que se dirige. En cuanto a las tarjetas, sí es cierto que tenían un precio bastante alto (3500€ por la de 256GB, en el modelo más rápido de transferencia), pero justificable por la robustez y velocidad a la que operan (recordemos que tienen que soportar un RAW de 16bit por canal en 4K a 120FPS).

Otra pregunta era sobre el «flujo de trabajo» de estos archivos. Philippe dijo que él siempre llevaba a su colorista a todos los lados, pues tratar con imágenes con tal definición necesita de un experto para poder sacar el máximo provecho. Asímismo recalcó el hecho de tener que ir de la mano de laboratorios grandes que puedan realizar proyección en gran pantalla, dado que al final el «target» final es el cine, a la hora de decidir los planos se debe realizar siempre bajo esas condiciones. Por otra parte, la versatilidad que quiere ofrecer Sony al permitir un SDK a cualquier desarrollador para que su sistema de ficheros sea ámpliamente soportado por cualquier Software. De hecho, los archivos generados por la F65 se pueden editar desde los Softwares más «pequeños» (Adobe Premiere, Final Cut) hasta los más avanzados (Baselight).

En otra pregunta se pidieron datos técnicos sobre los planos realizados por Philippe, dado que no aparecían en ningún sitio. Se confirmó el uso de ISO 800 con un nivel de ruido bajísimo, así como aperturas entre T1.3 y T2.0 para los planos con más apertura, y T4.0 para el resto, y lentes de 18, 35, 75 y 135mm, todo en master primes de Zeiss, mayoritariamente.

Nos quedabamos sin tiempo dentro de la sala, así que, con la cabeza llena de datos y la experiencia visual, tocaba debatir sobre lo visto con otros asistentes.

El debate final

Nacho Benitez y un servidor ya tuvimos en su día la oportunidad de ver algunas imágenes 4K en la Sala Berlanga, así que sabíamos a lo que nos «exponíamos». Personalmente pienso que un tamaño de pantalla tan pequeño, no le hace justicia a una resolución tan grande. Pese a estar en la segunda fila, las ventajas del 4K quedan relegadas a un mayor nivel de detalle en los contornos y en determinados detalles finos, que incluso a esos niveles parecían querer más tamaño. De hecho el propio Phillip admitió que algunas de sus imágenes tenían la justificación de verse en una pantalla de 20 metros para poder redirigirnos hacía donde él quería. Y de hecho, admitía que SOLO una parte del aforo sería capaz de admirar la resolución, mientras que el resto se tenía que conformar con «una mejor colorimetría y un punch de la imagen extra»

Así, al preguntar a algunos asistentes sobre «qué les había parecido», algunos se sorprendieron del pequeño tamaño de la pantalla, otros debido a que estaban atrás no notaban «nada fuera de lo normal, quizás una imágen más cristalina» y poco más.

Entonces, nos encontramos con un primer problema…para poder admirar este tipo de resoluciones, necesitamos un tamaño de pantalla acorde. ¿Porqué no decidieron hacer la prueba en otro cine que tuviese mayor tamaño de pantalla?. Lo ignoro pero lo intuyo. En cualquier caso creo que de todas todas no era el mejor sitio.

Un segundo problema es el hecho de mostrar una serie de cortos que eran un tanto insustanciales (mejor ni fijarse en la «historia», sencillamente son demos), ¿para cuando una demo realmente cañera?. Además, el hecho de no mostrar datos técnicos, hace que a los que vamos a este tipo de presentaciones (que demandamos datos técnicos, lejos de si las imágenes son bonitas, que lo son) nos sintamos perdidos y no sabemos el ISO usado, para juzgar el ruido (visible en algunos planos de forma notoria, como si estuviesen forzados, pero impecable en general), y otros valores tan necesarios (sobre todo para no tener que andar preguntando luego y que contesten de forma apresurada (lógico por otra parte).

Y un tercer problema que le veo es que si vas a hacer una comparativa entre 4K y HD (o 2K), lo ideal es tener algún tipo de prueba estilo pantalla partida, o un mismo plano en 2K y luego en 4K…sobre todo para saber exactamente qué ofrece de más el 4K. Obviamente, cuatro veces más de detalle, pero, ¿en según que tamaño de pantalla cómo se comportará?. Creo necesario este tipo de testeo, pues es la mejor forma de demostrar que el camino lógico es ir hacia el 4K. Lo que quizás no dicen es que mayor resolución implica ser más detallista a la hora de preparar la escena (hasta los más pequeños defectos quedan resaltados), y luego el flujo de trabajo, que es verdaderamente pesado (cuatro veces más).

Así, entre pinchos riquísimos que nos deleitó Sony en la charla posterior, estuvimos debatiendo largamente sobre esto y sobre aquello. Una jornada de lo más interesante, y que nos enseña el camino hacia donde va dirigida la industria (o hacia donde quieren dirigirnos, jeje).

Otros compañeros han realizado sus crónicas, creo que es necesario leerlas pues aportan más información sobre el evento y de forma global creo que se hace uno la idea de lo que fué:

http://709mediaroom.com/presentacion-de-la-sony-f65-en-madrid/

http://www.facebook.com/groups/alumnosescuelascine/permalink/366937466693721/

http://www.panoramaaudiovisual.com/2012/06/14/sony-comparte-con-directores-de-foto-todas-las-posibilidades-de-la-nueva-f65/

(Visited 16 times, 1 visits today)